Tres imprescindibles de Marruecos: Chefchaouen, Marrakech, Rabat.

¡Hemos vuelto! Después de las vacaciones de verano, empezamos a plantear otros viajes para los puentes que nos vienen durante el Otoño. En este caso, os traemos un post sobre Marruecos para aquellos que estéis deseando visitarlo. Nos centramos en tres de las ciudades más turísticas pero con más patrimonio cultural y arquitectónico. Esperamos que os ayude a planear vuestro viaje a este país que tanto encanto tiene.

Chefchaouen: la perla azul de Marruecos.

Chefchaouen

El pueblo azul se encuentra en el norte de Marruecos, la zona más próxima y fácil de llegar desde España con vuelto directo desde Madrid a Tanger. Chefchaouen te encantará con las muchas tonalidades de azul que lo caracterizan. Se ha convertido en uno de los lugares más icónicos de Marruecos y uno de los más visitados durante los últimos años. Aunque es considerado un pueblo, es una pequeña ciudad de 40.000 habitantes donde podrás disfrutar en cada rincón de la cultura de Marruecos.

¿Qué es lo más importante que debes ver si visitas esta ciudad? En primer lugar, el Arco de entrada situado al sur de la Medina en una de las calles principales.

Fuente: Shutterstock
Arco de entrada a la Medina. Fuente: Shutterstock

En las ciudades marroquís, el centro neurálgico siempre está en el Zoco, por eso es de obligada visita en todas ellas. En el zoco de Chefchaouen podrás encontrar calles enteras llenas de souvenirs y piezas hechas artesanalmente. Desde uno de los callejones que salen del zoco también podrás llegar a la alcazaba en la plaza Uta el-Hamman.

Zoco de Chefchaouen

La alcazaba o kasba es una fortaleza restaurada que se ha convertido en un museo etnográfico. En la misma plaza encontraremos también la Gran Mezquita del S.XV con su torre octogonal. En general, cada lugar de esta ciudad te enamorará por su encanto. Como en todas las ciudades con influencia marroquí, lo mejor es perderse por sus calles e ir descubriendo los pequeños rincones que nos ofrecen.

Calle de Chefchaouen

Marrakech: la ciudad roja

Marrakech es una ciudad exótica con casi mil años de historia y es conocida como uno de los centros culturales más importantes de todo Marruecos. Es la ciudad más visitada del país y por eso encontrarás muchos turistas, pero es una ciudad que no puedes dejar de visitar. En Marrakech podrás encontrar un sin fin de mezquitas, palacios y jardines pero si quieres planificar tu visita nosotros te dejamos los lugares que no te debes perder:

La Plaza Jamaa el Fna en el centro de la Medina, es el lugar más visitado debido a todo lo que puede ofrecer esta plaza. Si la visitas por la mañana verás un sin fin de puestos donde encontrarás desde monos y encantadores de serpientes hasta puestos con zumos de naranja y venta de especias. Al anochecer se transforma y podrás encontrar lugares donde cenar comida típica de Marruecos.

Plaza Jamaa el Fna

Otra cosa que no te puedes perder es la escuela musulmana más grande de Marruecos, la Medersa Ben Youssef. Podrás disfrutar de toda su arquitectura y su decoración que es espectacular.

Medersa Ben Youssef. Fuente: Wikipedia

Como ya hemos dicho antes, el Zoco en una ciudad marroquí es el lugar más importante, ya que todo gira en torno a él. En este Zoco, los artesanos del mismo gremio se agrupan entre ellos en diferentes calles. Así podrás encontrar por ejemplo el zoco de los tintoreros con sus lanas de colores o el zoco del Henna con artículos de cosmética.

Especias en el Zoco de Marrakech.

 

Mellah, es el barrio judío y se creó en el S.XVI cuando se expulsaron a los hebreos de la ciudad. En el puedes encontrar aún el cementerio judío y la sinagoga de Al Azama. También puedes encontrar mercados con muy buenos precios. Es uno de los lugares menos visitado de la Medina y por eso encontrarás menos turistas y menos masificación.

Por supuesto, os recomendamos visitar los Jardines Majorelle, adquiridos en 1980 por Yves Saint Laurent se convirtieron en un éxito. Es uno de los lugares más bonitos de la ciudad y en ellos podrás encontrar especies de todo el mundo como cactus, plantas acuáticas, bambú… Perfectamente decorado es un lugar donde desconectar y relajarse. Y por último, si os gusta la moda, no podéis iros de Marrakech sin visitar el museo de Yves Saint Laurent que se abrió para rendir homenaje al diseñador el año pasado.

Jardines Majorelle. Fuente: Wikimedia

 

Rabat: pasado y presente de Marruecos.

Por último, no te puedes ir de Marruecos sin visitar Rabat, la capital del Marruecos, donde modernidad y tradiciones se encuentran. Como con las otras ciudades, os dejamos los lugares que no te puedes perder en esta ciudad.

En Rabat es imprescindible una visita al Mausoleo de Mohamed V, que acoge la tumba del “padre de la Independencia marroquí”, uno de los reyes más queridos en la historia de país. El Mausoleo, que es el principal atractivo de Rabat, es de estilo clásico árabe-andaluz y lo diseñaron 400 artistas diferentes. Es importante saber que si no eres musulmán, tendrás que ver la tumba de Mohamed V y su familia desde un mirador en la entrada principal del Mausoleo. El Mausoleo, como la Torre Hassan, es el emblema de la ciudad.

Mausoleo Mohamed V. Fuente: Wikimedia.

Otra visita imprescindible es la Necrópolis de Chellah, donde vivieron fenicios, romanos y árabes. La ciudad se desarrolló con la llegada de los romanos que la eligieron por estar en un emplazamiento único. Después se instalaron los árabes y edificaron una mezquita y santuarios. Está a 35 minutos andando del centro y es un lugar que no te dejará indiferente. Otro atractivo de Rabat es el barrio judío de Mellah, que se creó en el 1808 y donde los más de 6.000 judíos se vieron obligados a residir en esta zona reservada para ellos.

La Medina de Rabat es caracterizada por su arquitectura andaluza y sus edificios del S.XVII. Si quieres encontrar productos de todo tipo, la calle que te aconsejamos es la Calle de los Cónsules o Rue des Consuls, una de las principales. Dentro de la Medina, os recomendamos buscar la Mezquita El Qoubba, que la reconoceréis por su altura y su gran belleza. Aunque cabe destacar que si no eres musulmán no podrás entrar ya que la entrada está prohibida a los que no son de esta religión.

Medina de Rabat. Fuente: Wikimedia

Si quieres relajarte y tomar el sol, Rabat te ofrece también esta ocasión. La mejor playa de Rabat es la de Temara, que se encuentra en las afueras y puede alcanzarse fácilmente con el transporte público.

Playa de Temara.

Esperamos que os haya gustado este nuevo post y que os sirva a todos aquellos que queráis viajar a Marruecos. Aunque estas son tres de las ciudades más importantes del país hay otras como Tanger o Casablanca que tampoco te dejarán indiferente.

¡Nos gusta que viajes!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *