Cinque Terre al completo

¡Ya estamos de vuelta! ¿Se os ha hecho larga la espera? Esperamos que no mucho y que disfrutarais del último post de nuestro viaje a Copenhague. Hoy os traemos un post de uno de nuestros países favoritos que seguramente sepáis cuál es… ¡ITALIA! Y más concretamente del Parque Nacional de las Cinque Terre, en la región de La Spezia.

Muchos no sabréis de que región os hablamos pero otros muchos seguramente os suene familiar. La Spezia es conocida porque muy cerca de ella están los famosos pueblos que conforman Cinque Terre. Estos cinco pueblos, están bañados por el mar de Liguria y está comprendida entre Punta Mesco y Punta di Montenegro. Los pueblos que forman esta costa son Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore.

Hoy os vamos a hablar un poco de cada uno de los pueblos y como es la combinación perfecta para que aparte de que visitéis esta zona no os quedéis sin ver otros lugares icónicos de Italia.

“Monterosso al mare”

Monterosso es el pueblo con más población de las Cinque Terre y por ello también el que más servicios a los turistas ofrece, como hoteles y restaurantes. Aunque también encontraréis que es el pueblo con menos encanto de los cinco que conforman esta región.

Playa de Monterosso

Es el que más al norte está y se puede recorrer caminando, allí os podréis alojar pero es bastante caro por lo que os recomendamos que si vais a visitar esta zona busquéis alojamiento en La Spezia que es bastante más económico que en Monterosso.

En el centro histórico de este pueblo encontrarás calles estrechas y mucho ambiente así que… ¡no te lo pierdas! Después de pasear por Monterosso debéis visitar la estatua de “Il Gigante” que es el símbolo de este pueblo: representa a Neptuno, el dios de los mares y fue realizada en 1910 por el arquitecto Levacher y el escultor Minerbi. Otro de los iconos es la torre Aurora, construida en el S.XVI para prevenir los ataques de los bárbaros al pueblo. Se encuentra situada en un alto y así se divide el pueblo en la parte moderna y la parte vieja. Por último, no puedes irte de allí sin disfrutar de su playa.

Gigante de Monterosso

“Vernazza”

Es el segundo pueblo en la ruta de las Cinque Terre desde el norte. Es un pueblo típico pesquero y marinero con casas coloridas que harán que te pierdas entre sus calles y su plaza principal.

Vernazza

En Vernazza te encontrarás con una de las iglesias más peculiar de Italia, la de Santa Margarita de Antioquia que se encuentra situada a las orillas del mar y en la que destaca su campanario en forma de octágono. También puedes visitar el Castillo de los Doria que se alarga a través de la costa y posee un gran malecón desde donde tienes unas impresionantes vistas de Vernazza. También debes contemplar el Torreón y a la salida del pueblo podrás parar en el Santuario de Nuestra Señora de Reggio en el que se rinde culto a la Virgen Negra con el niño y conocida como “La Africana”.

Iglesia de Santa Margarita de Antioquia – Vernazza

“Corniglia”

Siguiendo con nuestra ruta y dejándonos embaucar por los viñedos a la salida de Vernazza, continuamos hacía Corniglia. Este pueblo no está directamente conectado con el mar por lo que no tenemos acceso directo a él. El pueblo se encuentra en un alto por lo que se puede subir a pie por una escalinata o utilizar el autobús.

Corniglia

Lo principal para ver en Corniglia es la Iglesia de Santa Caterina y la parroquia de San Pedro, que es uno de los monumentos más importantes de toda la costa. Aunque tenga una playa como tal, podréis bajar hasta su pequeña cala de piedras y daros un chapuzón ya que tiene las aguas más turquesas de toda la zona.

“Manarola”

Este pueblo te enamorará nada más pisarlo, podrás disfrutar de sus restaurantes y de sus casas de colores enclavadas en piedra.

Manarola

Lo mejor que hay que ver en Manarola es el pueblo en sí mismo ya que es el pueblo con más encanto de todo por su arquitectura y sus callejuelas. Manarola cuenta además con una piscina natural entre rocas que invita a disfrutar de un chapuzón. Además los lugares más icónicos son la Iglesia de la Natividad de María Virgen y el Bastión de Manarola, qué aunque el casillo ha desaparecido, sus ruinas sostienen las casas que dan al acantilado. Por supuesto no te puedes perder las vistas de Manarola desde el edificio Lazzaretto y si es al anochecer mejor. Este pueblo también tiene playa aunque suele estar siempre llena y es difícil encontrar un lugar para estirar tu toalla.

Anochecer en Manarola

“Riomaggiore”

 Por último, nos encontramos con el quinto pueblo y el más situado al sur. Es probablemente el más pintoresco y muy limpio. El embarcadero le da un toque pesquero que junto con el malecón hará que te parezca uno de los lugares más bonitos de los que has estado. En este pueblo podrás disfrutar de na gran tranquilidad pero también de mucha alegría.

Vistas del embarcadero de Riomaggiore

La iglesia de San Juan Bautista  y el Castillo de Riomaggiore son los monumentos más visitados de este pueblo así como su estación de trenes que está decorada con mosaicos de colores representando el mar y la vida marina. No dejéis de sentaros en el malecón de piedras para disfrutar de las vistas y observar las barcas atadas en el embarcadero. Si tenéis tiempo podéis hacer la Ruta de los Santuarios que conecta todos los santuarios que se encuentran en Riomaggiore. Por último, uno de los lugares más emblemáticos de este pueblo es La Via dell’Amore: un camino peatonal con vistas al mar situado entre Manarola y Riomaggiore, que es uno de los lugares más impresionantes de Italia. Aunque en 2012 se cerró debido a que las lluvias provocaron derrumbes, aún se puede visitar una pequeña parte.

Via dell´Amore entre Manarola y Riomaggiore

Como os decimos al principio de este post, quedarse en cualquiera de estos pueblos a dormir suele ser caro. Aunque si hacéis el recorrido en tren en un par de días solo tenéis que hacer una noche y merece la pena quedarse en alguno de estos pueblos a ver sus vistas al atardecer y el alumbrado de sus calles. Si por otra parte tenéis un coche de alquiler y tenéis más movilidad (aunque es cierto que en tren y en autobús se conectan los cinco pueblos) podéis alojaros en La Spezia y hacer el recorrido en tres días con más calma. Si por el contrario estáis visitando Pisa, Milán o Florencia, tenéis excursiones que salen desde allí para recorrer algunos de los pueblos.

Por último os recomendamos que disfrutéis de la gastronomía Italiana cuando visitéis estos pueblos y no os vayáis de Manarola sin comer una focaccia o de Monterosso sin disfrutar de una de sus pizzas en su centro histórico.

Esperamos que os haya gustado nuestro post y que os sirva para descubrir lugares únicos de esta zona. Si vais a ir a esta zona de Italia, estudiarlo bien para no perderos ni un rincón de las Cinque Terre. Y recordad que tenemos otro post de Italia en el que os contamos un poco del Parque Nacional de las Dolomitas.

¡Nos gusta que viajes!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *